30/5/16

Reseña: El imperio final


Saga: Nacidos de la bruma 1 - El imperio final
Autor: Brandon Sanderson

Durante mil años han caído las cenizas y nada florece. Durante mil años los skaa han sido esclavizados y viven sumidos en un miedo inevitable. Durante mil años el Lord Legislador reina con un poder absoluto gracias al terror, a sus poderes e inmortalidad. Le ayudan «obligadores» e «inquisidores», junto a la poderosa magia de la «alomancia». Pero los nobles, con frecuencia, han tenido trato sexual con jóvenes skaa y, aunque la ley lo prohíbe, algunos de sus bastardos han sobrevivido y heredado los poderes alománticos: son los «nacidos de la bruma» (mistborns).

***

Creo que El imperio final ha sido la mejor opción que pude elegir para empezar con este género literario, la fantasía adulta, porque ahora estoy muy enganchada (compaginándolo con la poesía todos los días leo lo que puedo, que siempre es poco). El imperio final es un libro que tiene todo para ser sobresaliente. 

La pluma del autor es maravillosa porque consigue mezclar sencillez y rapidez (de lectura) con profundidad y desarrollo (que en seiscientas páginas da para mucho y solo es la primera parte de una trilogía), se toma su tiempo de sobra para presentar personajes y el mundo que les rodea - todo detallado y muy sólido - y da igual que dure cien páginas hasta que entra en la trama principal porque el ritmo del libro es muy activo, siempre está pasando algo o se está planeando algo, y va en crescendo durante todo el libro.

El mundo mágico que ha creado no sé si es original dentro de este género pero sí sé que es bastante curioso y espectacular, y no cuesta mucho entenderlo: hay personas que pueden tragar metales y sacar magia de ellos, cada metal te da un poder diferente, la mayoría (de los que pueden acceder a la magia) sólo pueden hacerlo con una clase de metal y una minoría pueden usarlos todos: los nacidos de la bruma. (explicado muy básicamente)

Hay dos personajes principales, Kelsier (un hombre maduro y con una personalidad arrolladora) y Vin (una chica adolescente callejera y retraída), ambos ladrones, ambos con pasados muy oscuros marcados por el dolor y la traición, ambos con un gran poder: son nacidos de la bruma. Y con todo lo que les une también son muy diferentes: su personalidad, su moral, su ética...
Se encuentran por casualidad y Kelsier acoge a Vin en su banda de ladrones porque va a necesitar su poder y ayuda para conseguir ejecutar su plan, para eso tendrá que ser su maestro como nacido de la bruma y sacar lo mejor de ella. Lo primero que tiene que conseguir es su confianza. También tiene a sus compañeros de la banda, que son muy variopintos y todos importantes en la trama. Aunque no están del todo convencidos de implicarse en algo tan grande y peligroso como es derrotar al Lord Legislador y liberar el mundo de su terrible yugo. Solo unos locos intentarían luchar contra un semidios inmortal. Ellos lo están, y además hay una tentadora recompensa para mantenerlos enganchados y decididos. Ladrones e idealistas, si la recompensa es fortuna o gloria ¿por qué no intentarlo?

La trama y los personajes evolucionan y nunca descansan en las seiscientas páginas del libro, no puedes perder el ritmo. Incluso hay tiempo para un minúsculo romance -más bien un enamoramiento demasiado precipitado- que a mí me ha hecho gracia pero también he agradecido que solo pasara de refilón, Vin y sus tonterías juveniles de día contra Vin y sus entrenamientos y luchas y persecuciones de noche con la magia, pero está bien porque es una niña también aunque tenga un gran poder y haya sido endurecida no por los años sino por la maldad de los demás. También hay situaciones límite, hay giros argumentales que cambian todo lo que esperas, hay drama, hay humor, hay mucha acción, hay conspiraciones políticas... todo el libro se centra en llevar a cabo la rebelión y ganar la batalla final, cueste lo que cueste. Y consigue sorprenderte más de una vez, eso es algo que me encanta, el final es muy impresionante en todos los aspectos, es redondo, es brutal, es maravilloso, como todo el camino que te ha llevado hasta allí.

Yo he adorado a Kelsier locamente aunque a veces cuesta fiarse de él porque carga con el peso del mundo en sus hombros y comparte lo justo en el momento justo, he comprendido y sufrido a Vin y he disfrutado tanto como ella (con ella) de su inmenso poder y fuerza, me he encariñado de Sazed aunque sea bastante secundario pero es misterioso y como un ancla de sabiduría y seguridad que siempre está a tu lado (a su lado), he temido a los Inquisidores con su mirada imposible de clavos de acero en las cuencas de los ojos y su poder brutal e inhumana maldad. Me quedo con la noche y las brumas y la magia en todo su esplendor. Y con todo el misterio que se resuelve lentamente, el avance de la trama y el descubrimiento poco a poco de todo el mundo en el que te sumerges.


Lo recomiendo. Ya estoy leyendo el segundo y sigo enamorada.