21/11/17

Nana Cruel

A la hija que nunca tendré

Mi niña
Mi princesa
Mi guerrera
Fragmento de mi costilla de colibrí
Luz de estrella caída en desgracia
Desde el acantilado de mi vientre

Algún día sufrirás
Odiarás tu cuerpo desde el odio ajeno
Y tu carne blanda
Milagrosa
Mortificada
Odiarás, mujer
Tu batalla perdida, tu guerra lánguida
La fuerza que se desvanece
Y se te escapa entre los dedos
Y es tu voz
Tus ganas de luchar contra Dios
Contra el cielo y sus relámpagos
Y la tierra y su barbarie
Es tu rabia convertida en lágrima
En injuria de seda
El dolor
La derrota

Mi niña fiera de hambre enjaulada
Orgullo indomable
Tigresa de cabello enredado y rebelión inagotable
Puedo salvarte
Mi niña de aliento
Puedo salvarte de este mundo
Mi niña río de sangre
No soportaría verte perder
Mi guerrera
Voy a salvarte.




* Nana Cruel  es una canción de Robe.

16/11/17

Haiku




Tibieza invernal
Mar de sangre vertida
del espíritu.





He escrito este haiku en relación a las opiniones y reacciones opuestas que se han creado a raíz del caso de La manada, lo he escrito enfocado concretamente en la tibieza y la presunción de inocencia que reclaman algunos. Lo entiendo, la sensación de superioridad al ir a contracorriente, la sensación de ética pura al no contribuir al juicio popular, pero -y esto solo es mi opinión- a veces debemos ser todos uno y combatir unidos, como sociedad debemos actuar contra la barbarie de forma tajante, como humanidad debemos escandalizarnos ante la bestialidad. No es necesario escribir cada día veinte tuits sobre el tema o mostrando tu desagrado y rechazo pero es comprensible querer hacerlo, a mí me parece mágico ver a "todo el mundo" unido contra una injusticia. No quiero cargar tanto contra la tibieza en forma de inactividad, yo misma me siento tan mal que me cuesta hasta informarme sobre este caso, sino contra la tibieza que se está utilizando como obstáculo o contrapeso, porque hay pruebas importantes que han quedado excluidas y nosotros las conocemos y no podemos ignorar los mensajes que se mandaban no sólo entre los cinco violadores sino en un grupo de veinte hombres donde hacían apología y mofa de la violación, donde compartían un vídeo de la agresión, donde incitaban a la violencia desde una misoginia profunda y terrorífica, nosotros ya sabemos lo que son antes de que termine el juicio porque se han retratado a sí mismos, son depredadores, son bestias, son violadores, y como sociedad debemos gritar contra la violencia, y quien no quiera gritar que al menos tenga la decencia de no apelar a la presunción de inocencia con la falsa superioridad de un alma tibia. No sé lo que pasará al final del juicio pero sé que no cambiará lo que esos hombres son y serán por el resto de sus vidas, y si no sientes el sabor de la bilis solo de pensar en esto -grites o no grites- el problema es tuyo, da igual que seas mujer, que seas feminista, o que no lo seas. Quien crea ciegamente en la justicia es un ingenuo, ni siquiera deberían estar detenidos solo los cinco violadores, y a veces, cuando tenemos la suerte de que la verdad brilla frente a nuestras narices, debemos actuar.



28/9/17

Miseria

“Soy tan pobre que no tengo ni madre”, solo una casa en la que sobran habitaciones donde convivo con fantasmas. Soy tan pobre que me quedo haciendo horas extra impagadas por responsabilidad y compromiso con mi (su, suya, de ellos, de otros) empresa, tan pobre que cada noche ceno comida basura frente al televisor y parece canibalismo. Soy tan pobre que uso un móvil de seiscientos euros como despertador; tan pobre que mi revolución tiene ciento treinta y nueve caracteres y un icono de una mierda sonriente. Soy tan pobre que tengo cincuenta libros acumulados y quiero comprarme cincuenta más pero no tengo tiempo para leerlos. Soy tan pobre que solo uso los espejos para maquillarme, tan pobre que solo uso espejos como reflejo para desaprenderme y la imagen de los demás para prefabricarme. Soy tan pobre que me hace feliz gustar a gente que no conozco y que en realidad no me conoce, tan pobre que creo que si me conocieran no les gustaría. Soy tan pobre que confundo deconstruir con destruir, que confundo la ira con valor y el miedo con debilidad. Soy tan pobre que mis lágrimas son de oro y mis sonrisas de metal oxidado, tan pobre que lo que más me identifica es mi nombre.





* Gloria Fuertes.